jueves, 6 de marzo de 2008

King Crimson - "Red" (1974)


El último disco de estudio de King Crimson de los '70s (hasta Discipline, de 1981) tal vez sea el más directo y urgente de una década en la cual el conjunto de Robert Fripp se caracterizó por grabar álbumes complejos y que incluían instrumentos que no solían formar parte de muchas otras bandas de rock.

Para este disco, el séptimo de estudio desde 1969, la banda quedó conformada por la formación más bien típica de guitarra/bajo/batería, cosa que se nota en particular en dos tracks. La fuerza que desprenden esos dos temas (Red y One More Red Nightmare), composiciones en apariencia sencillas con riffs directos e interpretados con el virtuosismo esperable de músicos de la talla de Fripp (guitarra), John Wetton (bajo) y Bill Bruford (batería), descubre una nueva faceta de la agrupación, que recién acá se ve explorada con profundidad.

Los otros tres temas que conforman Red se acercan un poco más al Crimson de Larks' Tongues in Aspic o Starless and Bible Black, con inclusión de cuerdas y vientos y un estilo compositivo más abierto, menos repetitivo. Así y todo, la potencia de Bruford, la creatividad de Fripp y los enormes bajos distorsionados de Wetton, más la colaboración de los ex-Crimson David Cross (violín), Ian McDonald (saxo alto) y Mel Collins (saxo soprano), junto a Robin Miller (oboe) y Marc Charing (corneta) -estos dos últimos aportando hermosos colores en Starless, para mí una de las mejores grabaciones de la banda, que también posee geniales solos de saxo-, crean un álbum excelente. Denso, complejo, fuerte, oscuro y, muy sobre todo, bellísimo.

01 - Red
02 - Fallen Angel
03 - One More Red Nightmare
04 - Providence
05 - Starless

3 comentarios:

Josef Gaishun dijo...

Tuve que borrar el comentario anterior, ya que -según mi navegador- los links dejados por Yokora direccionaban a páginas infectadas con virus.

I had to erase de previous comment because -according to my navigator- the links left by Yokora directed to virus-infected webpages.


J.F.

uno dijo...

lo 1º de todo, muchas gracias por este posteo. lo segundo, qué buena la variedad de servidores y el sistema del .txt lo tercero, hay quien dice que el que ripea a 320 es de la otra vereda pero yo, sinceramente, no me conformo con menos, sobre todo si son discos de hace tanto tiempo (lucas, sus paranoias). copado el enlace a la gibraltar encyclopedia. ánimo ánimo ánimo: QUEREMOS MÁS ROCK, MÁS JAZZ Y MÁS YERBAS.

Josef Gaishun dijo...

Uno: Me alegro de que te guste el sistema de .txt y la variedad de servidores.

Con respecto a lo de ripear a 320, me parece por mucho la mejor forma de compartir música. Si los álbumes no se consiguen a esta calidad, los bajo a inferior, pero sino, siempre opto por 320. Aunque, en realidad, prefiero los lossless (.ape, .flac, .wv, etc), casi sin pérdida de información.

Ya lo he dicho por acá, creo, pero a veces me da bronca toparme con álbumes muy difíciles de conseguir (sobre todo música argentina de hace varias décadas, sin edición en CD, o con ediciones inconseguibles, agotadas hace años) y que solo estén a 128 o similares. Existiendo la opción de compartir en mejor calidad, ¿para qué elegir lo peor?

Vendrá más rock, más jazz y más de todo esto que comparto porque considero buena música.

¡Saludos!