martes, 5 de agosto de 2008

Tom Waits - "Swordfishtrombones" (1983)


El primer paso enorme de Tom Waits hacia ámbitos más bien experimentales, Swordfishtrombones nos recibe con una marimba, cortesía de Victor Feldman, y el bombardino barítono juguetón de Randy Aldcroft, para dar lugar, a los pocos segundos, a la batería descomunal de Stephen Taylor Arvizu Hodges y la guitarra eléctrica seca de Fred Tackett -que, sumadas a la voz de ultratumba de Waits, dan vida a Underground, una canción sucia y algo enigmática, que resulta ser una introducción perfecta para este disco.

Algo alienado, entre la desnudez de los barrios bajos y los boliches más mugrientos de las calles céntricas, está Tom Waits. Mojándose bajo una llovizna tímida, congelándose abajo de un sobretodo oscurísimo y fumando un cigarrillo que de a poco le destroza los pulmones, está uno de los grandes cantautores de las últimas décadas. En sótanos lyncheanos, entre prostitutas, borrachos, mafiosos de baja estofa y freaks de circo, escribe en una servilleta de papel poesías tristes, en blanco y negro.

Lo más probable, sin embargo, es que no haya ocurrido eso. Y lo único seguro es que la voz de Tom pocas veces sonó más cavernosa y deprimida que en In the Neighborhood. Que incluso en un disco repleto de instrumentaciones peculiares y mezclas llamativas, la gaita de Anthony Clark Stewart en Town With No Cheer suena desconcertantemente bella. Que mientras muchos músicos se notaban perdidos a comienzos de los 80s, en medio del lamentable avance del electro-pop post-disco, Waits decidió dar un giro de 180º, sumergirse en sus demonios más creativos y reirse amargamente mientras veía caerse a pedazos el sueño del american way of life. Que la historia de Frank's Wild Tears es decadente sin dejar de ser hilarante. Que los personajes e historias de Swordfishtrombones tienen tanto de Paul Auster como de Abel Ferrara como de A Confederacy of Dunces, y es imposible no sentirse atraído por ellos. Que para hacer algo coherente de un mosaico tan diverso como este disco hay que tener mucha cabeza musical.

Y lo mejor: que este álbum no es mucho mejor que los otros. Que Waits nunca dejó de regalarnos obras hermosas. Y que nunca, jamás, tuvo miedo de arriesgarse, innovar y aderezar sus geniales composiciones con ideas exquisitas, desde algunas más bien tradicionales hasta otras decididamente estrambóticas.

01 - Underground
02 - Shore Leave
03 - Dave the Butcher
04 - Johnsburg, Illinois
05 - 16 Shells from a Thirty-Ought Six
06 - Town With No Cheer
07 - In the Neighborhood
08 - Just Another Sucker on the Vine
09 - Frank's Wild Years
10 - Swordfishtrombone
11 - Down, Down, Down
12 - Soldier's Things
13 - Gin Soaked Boy
14 - Trouble's Braids
15 - Rainbirds





Rattle big black bones in the danger zone,
there's a rumblin' groan down below
There's a big dark town, it's a place I've found,
there's a world going on underground

They're alive, they're awake,
while the rest of the world is asleep
Below the mine shaft roads it will all unfold,
there's a world going on underground

All the roots hang down, swing from town to town,
they are marching around down under your boots
All the trucks unload beyond the gopher holes,
there's a world going on underground

(Underground)

3 comentarios:

La frontera entre China y Paris dijo...

Un disco genial por lo que tuvo de innovador. a mi me encanta Bone MAchine por llegar a un gran grado de madurez en las ideas que én swordfish avanza. No cabe duda d que Auster escuchó mucho a Tom Waits. Quizás por ello Downtown Train aparece en la banda sonora de Smoke
Saludos

Josef Gaishun dijo...

Bone Machine también es un gran disco, sin duda. Con ese clima oscurísimo, tan intrigante...

Yo veo a Auster y Waits dentro de un universo en el que también meto a tipos como Jarmusch y Reed: neoyorquinos (Reed por nacimiento, los demás por adopción), muy imaginativos, algunos dirán "posmodernos", interesados siempre en tomar ciertos estilos y darles vueltas de tuerca innovadoras, en cierto modo creadores de obras "individualistas" (aunque es medio arriesgado tildarlas así)...

Aparte, creo que la mayoría se conocen entre ellos e incluso son amigos. Puede venir también de ahí la relación.


Por cierto, ¡interesante nick!
Saludos

La frontera entre China y Paris dijo...

Totalmente de acuerdo.
Saludos